• Estilo de vida. Aprender nuevas conductas y maneras de gozar de la vida, de las relaciones y hasta de sí mismo, sin falsas muletas como la comida, el atracón, la dieta exagerada o la purga. Desarrollar diversos intereses y fortalecer la red social.
  • Actitudes. Modificar progresivamente el modo en que se piensa y se siente respecto del cuerpo, la comida y el movimiento para fortalecer la decisión y el compromiso de manejar el tratamiento.
  • Alimentación. Aprender a disfrutar de todo tipo de comida sin culpa. La nutrición equilibrada es una de las claves para mejorar el estilo de vida.
  • Actividad física. Recuperar el peso adecuado y mantenerse es mas fácil si se incorpora el movimiento a la vida diaria.