La dieta después de la cirugía es forzada. Es decir no podrás comer ciertos alimentos a no ser que cambies tus hábitos alimenticios al tener que masticar muy bien y comer lentamente.